Todos aquellos que son, de una forma u otra, aficionados a la arqueología conocerán la truculenta historia del hallazgo de la antigua ciudad de Çatalhöyük en la península de Anatolia, la parte asiática de Turquía.

Reddit

Este hallazgo se llevó a cabo en 1958, aunque no fue hasta principios de la década de 1960 cuando el arqueólogo británico, James Mellaart, se hizo cargo de las excavaciones y el yacimiento adquirió fama mundial al desentrañar lo que podía ser una civilización completamente avanzada en plena época prehistórica, datando muchos de sus restos en el milenio VII a.C. y los más recientes sobre el 5.700 a.C.

Según los datos arqueológicos oficiales, esta fue una cultura desarrollada de forma magistral gracias a una agricultura precoz (con canales hechos con arcilla) y a la construcción de edificios de varias plantas, donde al parecer los habitantes vivieron hasta que al rededor del 5.700 a.C. fuese abandonado bruscamente, al parecer, por un gran incendio que solo dejó en pie algunos pilares de hasta 3 metros de altura.

El yacimiento fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012.

Ciertamente, los datos oficiales del yacimiento describen una cultura muy avanzada y realmente espectacular en pleno Neolítico asiático.

Comienzan los asuntos turbios

Pinterest

En 1965, aún sin haber finalizado las excavaciones ni las investigaciones pertinentes, Mellaart fue expulsado de Turquía por supuesto tráfico de antigüedades en el mercado negro. Aún así, él siguió desentrañando desde su apartamento todos los misterios que había ido recolectando a lo largo de los años que estuvo trabajando en el yacimiento.

Las excavaciones quedaron paradas hasta que volvieron a retomarse en 1993, dirigidas por Ian Hodder, de la Universidad de Cambridge.

Mientras los arqueólogos seguían desentrañando los secretos de esta fascinante cultura, Mellaart estudiaba unas misteriosas escrituras y murales que, justo antes de que fuera expulsado del país, pudo fotografiar y dibujar para poder llevárselo consigo.

Según Mellaart, estaban ante uno de los descubrimientos más importantes de la arqueología moderna, ya que esos textos podían ser la historia escrita más antigua del mundo y escrita también en lo que parecía el idioma más antiguo, llamado Luwian.

En 1995, el propio Mellaart habla de esta extraña lengua en un artículo científico, pero no había sido capaz de descifrar absolutamente nada de estas antiguas escrituras.

Muerte del aqueólogo

Catalhoyuk

En el 2012, James Mellaart muere en su apartamento de Londres sin haber podido traducir el texto, aún así, dejó notas e indicaciones para que el geoarqueólogo Eberhard Zangger, presidente de la Luwian Studies Foundation, con el que ya se pusiera en contacto en 1995 siguiera con sus estudios. Y así fue.

Zangger y otros eruditos en la materia, lograron crear un “resumen” de los llamados textos Beyköy, una historia redactada hace más de 3.200 años de antigüedad, gracias a las indicaciones que había dejado Mellaart, sobre un antiguo príncipe troyano llamado Muskus. El trabajo fue publicado en diciembre del 2017 en la revista Proceedings of the Dutch Archaeological and Historical Society.

Esta maravillosa transcripción cuenta la historia de este príncipe, nombrando numerosos lugares, personajes y diversos eventos que, aunque no todos se pudieron demostrar, muchos sí andaban bien encaminados y probados por los actuales arqueólogos.

Según declaró Zangger: “Fred Woudhuizen y yo identificamos a unas 260 personas y los nombres son consistentes y aparentemente tienen sentido. Mellaart era evidentemente un genio en algunos aspectos, pero usó mal sus talentos, causando así un tremendo daño al campo

En febrero de este año, Zangger y su socio se toparon con una triste realidad al hacer un trabajo de investigación en el propio piso de Mellaart y es que, aparentemente, la mayor parte de los murales a los que pertenecían los textos Beyköy estaban completamente falsificados por el viejo arqueólogo, que siguió con la mentira incluso después de su muerte.

Aún siguen investigando qué parte de la historia de Mellaart sigue siendo verídica y cuál no, pero lo cierto es que están completamente derrumbados por el gran daño que esta historia pudo haber hecho a su carrera y a la historia real de Çatalhöyük.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here