Alfredo Moser, es un mecánico de Brasil que, en el año 2002, tuvo una idea revolucionaría que está cambiando la vida de muchas personas en todo el mundo. Gracias a su invento, las personas pueden iluminar sus hogares durante el día sin necesidad de electricidad, usando una botella plástica, agua y un poco de cloro.

¿Qué necesitas para hacer una lámpara de Moser?

Solamente necesitas cuatro cosas: Una botella plástica limpia de dos litros (como las que se usan para envasar bebidas gaseosas), agua limpia suficiente para rellenar la botella, cloro y resina de poliéster.

¿Cómo funcionan las lámparas de Moser?

Lo primero que se hace, es rellenar la botella con el agua, luego, añades dos tapas de cloro a esta, para evitar que el agua se torne de color verde, debido a la formación de alga. Posteriormente, se abre un agujero en el techo, lo suficientemente ancho para encajar la botella y se fija con resina de poliéster, para evitar filtraciones si llueve.

El funcionamiento es simple, cuando es de día, la luz solar pasa a través de la botella, y es reflejada gracias a la acción del agua. La luz que emite una lámpara de Moser, es equivalente a la de una bombilla de 60 vatios, con la diferencia de que está no produce dióxido de carbono.

Las lámparas de Moser y sus beneficios para los hogares

Actualmente, 15 países diferentes, entre los que se incluyen Filipinas y Argentina, se han beneficiado de estas lámparas. De acuerdo con Alfredo Moser:

Es una luz divina. Dios les dio el sol a todos, y la luz es para todos. Si alguien la quiere utilizar, puede hacerlo y ahorrar dinero… Un hombre instaló estas lámparas y en un mes había ahorrado suficiente para pagar las cosas esenciales para su hijo, que estaba a punto de nacer. ¿Se lo pueden imaginar?”

En conclusión, sin duda alguna, es una demostración de cómo la mente humana puede crear cosas increíbles, a partir de cosas muy simples.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here