Hasta ahora, las explicaciones dadas a la creación de nuestro satélite siempre fue contundente al afirmar que fue el resultado del impacto entre una masa rocosa masiva contra la superficie de nuestro planeta. De esta forma, la Luna, fue moldeando su forma esférica desde una piedra gigante durante millones de años.

Crédito de la imagen: Pinterest/Wonderstruck

Ahora, un nuevo estudio publicado por Simon Lock, de la Universidad de Harvard y Sarah Sterwart, de la UC Davis intentan demostrar que, realmente esto no fue así, sino que fue parte de una rosquilla gigante de nube de polvo caliente, también llamado synestia de un planeta vaporizado.

La synestia sucede cuando dos cuerpos rocosos del mismo tamaño (como el de la Tierra, por ejemplo) impactan el uno con el otro fundiéndose entre ellos y creando una suerte de anillo de polvo y roca que gira alrededor de un núcleo fundido.

Según Lock y Sterwart, la Luna se creó a raíz de la synestia que también creó la Tierra, en vez del impacto de esta con el planeta Theia (del tamaño de Marte) hace 4.500 millones de años, tal y como se pensaba hasta ahora.

Ahora bien, teniendo en cuenta que todo este trabajo de investigación es hipotético, es tan plausible como la primera teoría del impacto con Theia. Aún así, no descarta este impacto, ya que en el pasado, la Tierra tuvo que chocar contra un planeta más o menos del mismo tamaño para crear esta synestia, por lo que Theia sigue siendo una opción viable dentro de esta nueva teoría.

Crédito de la imagen: HiNews.ru

Gracias a esta nueva explicación de la creación lunar, podemos explicar varias cuestiones que hasta ahora no se podían concebir, como la de porqué la Luna comparte mucha de la composición química de la Tierra pero no toda; dando por sentado que al formarse dentro de la synestia, el material fundido de ambos planetas quedo impregnado en nuestro satélite natural.

Esta hipótesis no es completamente nueva, ya que llevan un año desarrollándola y más que quedan, porque los cálculos, las observaciones y los análisis químicos serán un proceder constante a partir de ahora, ya que para poder explicar la synestia no quedaría otra opción. Esperamos que en los próximos viajes a la Luna se puedan solventar algunas dudas, como por ejemplo, parte del trabajo del análisis químico de los componentes lunares.

Crédito de la imagen de cabecera: geektimes

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here