La química es una ciencia sumamente interesante que estudia la composición de todo lo que vemos, lo que nos ayuda a tener una mejor comprensión de la naturaleza. Además, muchos fenómenos que ocurren en el medio ambiente, como, por ejemplo, la fotosíntesis, se producen gracias a reacciones químicas, e incluso, en nuestro cuerpo ocurren miles de reacciones químicas en todo momento.

En este sentido, un documento publicado recientemente en el periódico Chemical Communications, afirma que un compuesto químico utilizado por décadas en la química, en realidad no existe, lo cual ha sacudido por completo a la comunidad científica.

El sulfuro

El químico que se estudio fue el Sulfuro, el cual resulta de la combinación del azufre con un radical u otro elemento químico. Siguiendo esta línea, el documento publicado, es el resultado de una investigación realizada por la Universidad del Oeste de Australia y la Universidad de Murdoch.

En este mismo orden de ideas, la investigación se estaba realizando, con el objetivo de estudiar la eficacia de las soluciones de sulfuro para reducir las emisiones de mercurio, en las refinerias que producen alumina. Todo esto con la finalidad de reducir la contaminación ambiental y mejorar el procesamiento de minerales.

La ficción del sulfuro acuoso

Además de lo mencionado anteriormente, durante la investigación se estaba estudiando la existencia del sulfuro en estado acuoso, para esto, se utilizaron mezclas de químicos que incluyen sulfuro en su composición y se disolvieron en soluciones acuosas híper concentradas. Posteriormente, usando la técnica de espectroscopia Raman, los investigadores no lograron encontrar ningún ion de sulfuro en la solución.

Consecuencias del descubrimiento

Los científicos aclaran que de ninguna manera pueden afirmar que una sustancia química no existe, pero afirman que no existe evidencia creíble que avale la existencia del ion S2-en soluciones acuosas. En este mismo sentido, este descubrimiento tiene algunas implicaciones interesantes, ya que durante años se han hecho estudios y experimentos que asumen la existencia de este ion.

En conclusión, esta es una prueba de que la ciencia es falible y siempre puede ser comprobada. ¿Quién sabe? Tal vez en unos años descubramos que todo lo que creíamos saber está mal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here