El gobierno de EE.UU. está harto de escuchar cada poco tiempo que un asteroide podría impactar contra cualquier estado de su país ya que, últimamente, son muchas las alertas de impacto que invaden la red y otros medios de comunicación y la población está constantemente alerta por si mañana pudiese ser el último día.

Europapress

En general, y como solemos ver en las películas de ciencia ficción, el encargado de salvar al mundo libre siempre es el mismo y, en la realidad, recoge el guante lanzado por Hollywood y se compromete a tranquilizar a la población mundial creando un remedio de primer nivel contra los ataques de las enormes y peligrosas rocas espaciales.

HAMMER, martillo en español, es como se llama el arma que se sacan de la manga los científicos e ingenieros de este país para la protección de nuestro planeta.

En sus planes entra lanzar esta nave “kamikaze” hacia cualquier cuerpo que pretenda impactar contra la Tierra sin nuestro consentimiento, y desviarlos directamente mediante la fuerza del mismo impacto o, en casos extremos, llevando consigo un cuerpo cargado de bombas nucleares para ofrecernos a los terrícolas una bonita demostración de fuegos artificiales a lo 4 de Julio.

El nombre de HAMMER no es como un indicativo ni una declaración de intenciones sino que es el acrónimo de Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response, que en inglés significa algo así como: Misión de Mitigación de Asteroides de Hipervelocidad para Respuesta a Emergencias.

Allt om Vetenskap

Cada nave HAMMER pesa alrededor de 9 toneladas, lo que facilitaría que, si en el tiempo de desarrollo de la flota “anti-asteroides” hubiese peligro inminente de impacto, ya habrían unas cuantas que, aunque no estuvieran cargadas con sus respectivas ojivas nucleares, tendrían el poder suficiente para poder desviar el cuerpo celeste mediante el impacto de unas cuantas de estas naves en unos puntos estratégicos.

Ahora bien, según el equipo de desarrollo de este proyecto, que ofrecerá una conferencia a nivel mundial en el mes de mayo para tratar más en profundidad este asunto, la posibilidad de salvar el planeta se reduce drásticamente en proporción al tamaño del asteroide ya que las naves no tendrían tiempo de desviar efectivamente la trayectoria del asteroide, por lo que sería completamente indispensable las cargas atómicas dentro de las naves.

Este proyecto es parte de un estudio de la NASA y la Agencia Nacional de Seguridad Nuclear que intentan determinar las posibilidades que tenemos los humanos a la hora de enfrentarnos a una hipotética amenaza de esta magnitud.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here